Archivo

Archive for 15 julio 2010

Depende…

julio 15, 2010 5 comentarios

Estos días están siendo totalmente atípicos para mi. Mi mujer se ha ido a China una semana y estoy ejerciendo de papá soltero aunque sin las ventajas de la soltería, claro (cariño, si lees esto lo de ventajas es una expresión coloquial :P). Además me han traído una Playstation 3 de la tienda Unibet y me encuentro en periodo de degustación de los juegos. Si a esto le sumamos un poco de ejercicio para no desparramarme por el sofá/silla y el obligatorio trabajo, me quedan exactamente -2 horas libres al día XDDD

En cuanto al poker, no hay demasiadas novedades. He bajado un poco el ritmo de trabajo ya que tengo la impresión de que hay menos jugadores en estas fechas, y no me gusta mucho hacer sesiones con sólo 6 mesas abiertas. Hace que me dedique a chatear o leer chorradas y que no me concentre al 100% en jugar. Por otro lado, creo que he quedado segundo en una carrera de rake de Unibet para ir al UPO Praga, aunque hasta que no pongan la clasificación final no sé si estoy dentro o no (ganan viaje los dos primeros). Lo malo es que hay dos problemas graves para ir: no tengo demasiada idea de torneos y sobre todo ¡me dan pánico los aviones! Ya veremos como acaba esto 😛

Y ahora, al grano. En la entrada anterior planteé una mano en la que el rango de nuestro rival estaba bastante marcado y a partir de aquí debíamos evaluar la mejor decisión. Para evitar hacer el problema irresoluble, supondré que no hay una desviación significativa en el rango estimado. Ahora bien, cuando decimos la mejor decisión lo que realmente queremos decir es la jugada con un mayor EV, lo que implica que en ocasiones la jugada correcta no es la misma que haríamos para intentar ganar el bote. De modo que vamos a analizar nuestros movimientos posibles:

– Bet: en el river hay dos motivos para hacer una apuesta; obtener valor de manos peores o hacer abandonar a manos mejores*. Con nuestro K high que aquí nos paguen manos peores suena bastante utópico, desde luego. Así que vayamos al aspecto en el que tiene una mano mejor. En un porcentaje altísimo de las veces se trata de una mano media, como un 9 o Q con mal kicker y en pocas ocasiones un slowplay de algun tipo (al que desde luego nunca haremos abandonar). No hay demasiadas pockets medias como JJ, TT, 88 ya que su alto 3bet, aunque polarizado, las incluye casi todas. De modo que deberíamos plantearnos si una apuesta va a hacerle foldear sus manos medias lo suficiente. Digamos que apostamos una cantidad cercana o igual al bote para representar una mano muy fuerte, entonces necesitaremos que abandone una mano mejor (este punto es muy importante, ya que no es lo mismo tener KJ que 87) un 50% de las veces** para quedarnos even. Apostando menos necesitamos un success menor, pero nos pagará casi siempre, y apostando más nos pagará menos veces pero necesitaremos un porcentaje de éxito demasiado grande. Tras hacer los cálculos, este movimiento parece claramente EV- ya que salvo rivales muy débiles no vamos a encontrar demasiados jugadores que abandonen manos mejores que mid pair en guerras de ciegas (y menos contra alguien que abre un 90%).

Por lo tanto, salvo que consideremos a nuestro oponente un jugador débil, hemos decidido la primera parte de nuestro movimiento: check. ¿Qué viene después? Aquí es donde está el tomate, ya que nuestra evaluación del rival y del tipo de manos que apostará en el river juega un papel crucial. Nos ayudará también el tamaño de apuesta (si la hay). Es decir, ¿su apuesta convierte nuestra mano en una mano de showdown?

– Check-call: La decisión es simple; si pensamos que nuestro rival sólo va a apostar sus manos más fuertes y los proyectos fallidos se trata de estimar la cantidad de cada una para calcular lo que ganamos/perdemos por call. Supondré que con estos dos tipos de manos realiza una apuesta grande, por ejemplo de 3/4 del bote (una media entre los 2/3 y el bote) ya que una apuesta más pequeña me inclinaría a incluir manos medias en su rango. Entonces cuando hacemos call pagamos unos 80€ para un bote de 270€ aproximadamente, con lo que necesitamos que tenga un 80/270=  29.63% de manos peores. El tamaño de apuesta, la secuencia de la mano entera, la textura de la mesa y el rival me harían decidirme por el call en esta situación, aunque muy muy ajustado ya que también podría estar enfrentándome a KJ o incluso alguna especie de valuff (ni bluff ni value) como Ax de corazones.

– Check-raise/check-fold: Si el tamaño de apuesta es más pequeño, por ejemplo entre 1/2 y 2/3 del bote, su rango es algo más difícil de estimar. Aquí entran muchas más manos medias lo que hace el call una mala decisión. Por lo tanto, hagamos un último cálculo para evaluar la rentabilidad de un raise. El bote tendrá 110€ más la apuesta de unos 60€, y nosotros apostaremos el resto de nuestro stack (245€). Es decir, necesitaremos más de un 59% de abandono (de manos mejores) ante el raise***. O sea, que incluso si apuesta todas las Q y los 9 con buen kicker además de un pequeño porcentaje de jugadas muy fuertes y otro de faroles -que es la distribución más probable con un tamaño de apuesta medio- tendrá que foldear una auténtica barbaridad para que el raise sea efectivo (algo así como pagar sólo con sets, QT+). Esto es más difícil de estimar, y aunque parezca mentira este tipo de jugadores existe, pero en general no parece una buena idea ya que las condiciones no son favorables. La carta del river no ayuda, no representamos nada creíble, salvo slowplay rarísimo o Q3, 33 y el PME para pagar de nuestro rival es muy bajo (185/600=31%). Aunque posiblemente eligiera esta opción si se cumpliera al menos alguno de los factores anteriores, creo que abandonar es correcto en este spot.

En definitiva, una vez hemos decidido que nuestro oponente tiene una clara voluntad de showdown debemos plantearnos si es viable intentar llevarnos el bote agresivamente (lo cuál suele ser difícil en niveles altos y con stacks cortos). Cuando la respuesta es negativa, queda determinar cuándo nuestra mano es una mano media/bluff catcher y el resto de veces, por más que nos duela, abandonar será la mejor opción.

Por cierto, en la mano real el oponente hizo check-behind con Q6, no es relevante en absoluto, pero ahí queda 🙂

Antes de acabar, gracias a todos los que aportásteis vuestra opinión, ya sea en persona o en el blog. No había añadido nada a los comments para no desvirtuar esta entrada, que espero que haya sido útil en algún sentido (a mi me ha ayudado a combatir el insomnio 😛 )

* Podríamos de alguna manera incluir un motivo adicional, que es protegernos de las apuestas del rival que nos harían foldear una mano mejor o pagar de más con manos peores. O sea, un blocking bet (que no deja de ser una mala apuesta por valor y un mal farol).

** Apostando el bote (P), nuestro rival tiene que abandonar x% para que no ganemos ni perdamos. La fórmula sería:  % de abandono*beneficio por abandono – % de call*coste por call=0, siendo el % de call el 100% menos el porcentaje de abandono:  x*P – (100-x)*P=0;  x*P – 100*P + x*P=0;  2*x*P = 100*P; x=50%

***Apostamos 245€ para un bote de 170€;  x*170 – (100-x)*245 = 0;  170*x -24500 + 245*x = 0;  x= 59%

Anuncios
Categorías:Estrategia

Jugar contra manos de showdown

julio 5, 2010 9 comentarios

Por fin he empezado a jugar deepstack, unas 10k manos de momento que no son demasiadas, pero ya me han servido para comprobar las diferencias con stacks más cortos. Principalmente me encuentro con bastantes dificultades a la hora de hacer crecer los botes o controlar su tamaño con las manos medias/fuertes contra rivales decentes. Tengo bastante trabajo aquí por hacer, desde luego. Por ahora tengo un EV de 23bb/100, aunque en tan pocas manos no es nada relevante (pero hombre, tenía que presumir un poco ¿no?). Lo mejor es que contra jugadores malos es extremadamente rentable jugar con stacks grandes.

Durante estos meses de verano bajaré un poco el ritmo de trabajo para aprovechar mejor el tiempo con la familia. Pensaba escaparme unos días a Alemania para desconectar un poco, y aprovechar para cambiar el moreno ordenador por un color más vivo saliendo a la playa de vez en cuando. En cuanto al blog, supongo que seguiré haciendo un mínimo de 3 entradas al mes. Mis 3 lectores fijos (mi madre, mi mujer y el desconocido de IP 64.123.153.48) me lo han recomendado así 😀 -siento decir que este chiste ni siquiera es mío…-

Por otra parte, a raíz de un comentario en Educapoker sobre alternativas a las manos de la entrada anterior (gracias  Ramonaldo por tu interés) quería hacer un pequeño comentario  sobre el juego contra manos medias a modo de añadido. Como experimento plantearé un problema y en la próxima entrada pondré las alternativas que considero mejores. Creo que como método didáctico puede ser más útil para algunos lectores, y así tampoco me extiendo en exceso (que ya llevo escritos un par de ladrillacos de los gordos).

En general, cuando llegamos a las situaciones en que nuestros oponentes nos están mostrando una clara voluntad de showdown deberíamos hacernos varias preguntas. Lo principal es valorar la secuencia en la mano teniendo en cuenta todos los factores relevantes*. Analizando la información a nuestro alcance, las preguntas clave son:

– ¿El rango más probable de nuestro rival va por delante de nuestra mano?

– ¿Es nuestro adversario un rival decente que aguantará nuestras agresiones, o va a abandonar manos medias ante muestras de fuerza? Y de ser así, ¿de cuánta fuerza estamos hablando concretamente?

* Por cierto, los factores que debemos analizar son: posiciones, stacks, board, información de las apuestas hechas y datos+historia del oponente.

Esto es cierto tanto para saber si intentar un farol es correcto como para obtener el máximo posible de nuestros value bets. Voy a intentar explicarme mejor, aunque este va a ser un tema un poco pantanoso. Mayoritariamente, este tipo de situaciones va a darse tras un check behind en el turn de nuestro rival (cuando él tiene posición) o un check en el river cuando somos nosotros los que con posición checkeamos en el turn. Estas situaciones marcan claramente una voluntad de llegar al showdown de forma económica -y en menor medida, slowplays o algún tipo de proyecto que no se completa y con el cuál nuestro oponente renuncia a farolear-. En estos spots, decidir si nuestra mano es una mano de showdown o un farol es clave para elegir la mejor linea. Sirva la mano siguiente como ejemplo:

Ciegas €5/€10, stack efectivo 30bb

Datos del rival:

VPIP/PFR/3b: 27/19/8

FoldvsSteal/3b BBvSB: 65/16

FoldvsCbet/RaisevsCbet: 54/10

Notas: polariza rangos 3b, no raisea flush flop cargado+bluff river no completa

Pre-Flop: (€15, 6 players) Hero is SB K J

4 folds,  Hero raises to €25, Villain calls €25

Flop: Q 9 2 (€50, 2 players)

Hero bets €30, Villain calls €30

Turn: 5 (€110, 2 players)

Hero checks, Villain checks

River: 3 (€110, 2 players)

Una vez llegamos al river, el check behind de nuestro rival en el turn nos ha dado una cantidad de información muy grande. Sus manos están muy marcadas a una Q baja, un 9 -o pocket media- o un proyecto de escalera como JT, KJ o KT. No hay muchos más floats que hagan check en el turn. De aquí podemos extrapolar que nuestra mano va por detrás de sus manos hechas, y es una clara favorita contra sus draws fallidos. Ahora bien, ¿qué hacemos entonces?

Espero haber planteado la situación claramente, cualquier duda o sugerencia será bien recibida y contestada 😉

¡Un saludo!

Categorías:Estrategia