Inicio > Reflexiones > Sobre objetivos y otras hierbas

Sobre objetivos y otras hierbas

Hola a todos!

Me he dado cuenta de que para escribir sobre teoría o estrategia necesito bastante tiempo. Entre desarrollar todos los conceptos necesarios en el artículo y dejarlo más o menos legible me paso bastantes horas. Así que he decidido que iré intercalando una o dos entradas con temas más sencillos o sobre aspectos mentales o psicológicos por cada una de estrategia. La próxima semana toca una, por cierto 😛 Espero así poder hacer entre 2 y 4 entradas cada mes, en lugar de ser más irregular y acabar quemado pronto.

También me he planteado cambiar el formato del blog o, al menos, mezclar entradas escritas con vídeos, que llevan menos tiempo y quizás sean menos aburridos que leer dos páginas de contenido cada semana (bueeeeno, cada diez días). De esta forma incluso podría subir alguna sesión grabada para variar un poco los contenidos.

No lo he decidido aún, estoy pensándolo y consultando opiniones. ¡Así que si tenéis alguna sugerencia no dudéis en hacérmelo saber!

Por otra parte, tal y como comentaba en la entrada anterior, he empezado a moverme más y he ido un par de veces al gimnasio. En estos momentos las únicas partes del cuerpo que puedo mover sin dolor son los ojos y tres dedos del pie, pero al menos voy cumpliendo objetivos 😀

Y precisamente sobre ésto quería comentar algo: ¿Cómo y qué objetivos podemos plantearnos en póker?

Conozco a muchos jugadores que nunca se han planteado esta pregunta realmente. Yo mismo he pasado por diferentes fases en las que tenía muy claro lo que buscaba y qué hacer para cumplir mis metas, otras en las que tenía un objetivo claro pero ningún plan para alcanzarlo y otras en las que jugaba sin más, por el mero hecho de que era “mi trabajo”.

A través de esta experiencia he llegado a la firme convicción de que tener un objetivo a largo plazo y desarrollar una estrategia que nos lleve a hacerlo realidad es una herramienta muy útil que nos ayudará tanto en la motivación como a organizarnos para ser más eficientes. E incluso, para darnos cuenta de que nunca podremos conseguir nuestra meta si no seguimos un plan de actuación diferente al actual.

Es obvio que todos los jugadores de póker -excepto los recreacionales, claro- se dedican a ésto para ganar dinero. Pero en realidad no es lo mismo ganar algo para tener un extra sobre el sueldo del trabajo que jugar para vivir de ello, o que ganar lo suficiente para poder retirarte en unos años. Cada uno de estos objetivos requiere un compromiso y curso de acción diferente.

Por ejemplo, si nuestra meta es sumar bank y conocimientos para batir NL1000+ necesitamos una rutina muy diferente a la que seguiríamos para jugar cómodamente en NL100/200.

En mi caso particular, lo planteo de la siguiente forma:

– Para jugar NL1000+ es necesario x bankroll, y quiero alcanzarlo en un período de tiempo determinado.

– En los niveles que juego actualmente -y los intermedios hasta NL1000-, calculo cuántas manos y con qué winrate debería jugar al mes para cumplir el objetivo en el tiempo previsto.

– Comparo mi winrate actual y número de manos jugadas con la estimación previa, y a partir de ahí desarrollo un plan de trabajo. En algunos casos debería estudiar más horas si gano menos de lo que necesito, y en otros tendría que subir el número de manos al mes si estoy por debajo del mínimo (en ocasiones ambas cosas).

De esta forma, tengo un plan a largo plazo con checkpoints intermedios que sirven de motivación al ver que se van cumpliendo, y un esquema de trabajo diario acorde a mis necesidades.

Por contra, antes de plantearlo de esta forma jugaba y estudiaba según la ocasión y lo que pensaba en cada momento, sin conseguir mucho realmente ni saber si me llevaba a algún sitio.

Eso sí, os recomiendo que todas las estimaciones que hagáis sean realistas. Si nos proponemos ganar a 7bb/100 en NL400 jugando 90.000 manos al mes es más que probable que nos desmotivemos al no conseguirlo, consiguiendo precisamente el efecto contrario al que buscamos. Lo mismo a la hora de establecer una rutina de trabajo; si esperamos machacarnos 7 días a la semana durante 14 horas al día acabaremos muy quemados antes del primer mes.

Espero no haberme dejado nada, ya que he tenido que reescribir la entrada un par de veces porque no me gustaba cómo había explicado las cosas o quedaban muy confusas. De hecho ese es el motivo de haber tardado algo más de lo habitual en actualizar. ¡No me lo tengáis en cuenta!

Si os queda alguna duda o estáis interesados en este tema (o cualquier otro) siempre estoy abierto a sugerencias -las ideas para escribir son escasas :D-.

¡Un saludo!

 

 

Anuncios
Categorías:Reflexiones
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: